LAEFF Portada » PARTNeR » » Explicación: Afinando la puntería - http://laeff.inta.es/radio/?Section=Explicacion_Afinando_Punteria
(Versión imprimible, ir a la versión completa)

Explicación: Afinando la puntería

El modo de observación de la antena de PARTNeR es hacer barridos sobre la fuente. El barrido debe comenzar en una zona donde no se recibe la señal de la fuente. En este caso, la emisión de radio detectada procederá de la atmósfera y de todo el sistema receptor (antena, cableado, equipos de radiofrecuencia).

Cuando la antena se va aproximando a la fuente, la señal recibida comienza a aumentar, y será máxima cuando apuntemos exactamente sobre la ella. En este caso, seguimos teniendo la misma contribución anterior de la atmósfera y del sistema, a la que se superpone la emisión de nuestro objeto astronómico. La intensidad de éste, por tanto, será la diferencia entre la emisión máxima recibida y la emisión fuera de la fuente.

El barrido continúa hasta volver a alejarse de la fuente, por el lado opuesto al de entrada. El proceso de barrido completo se realiza a lo largo de dos ejes perpendiculares. En un caso ideal, en el que supiésemos la posición a la que apunta la antena con una precisión perfecta, las curvas de emisión en ambos barridos perpendiculares deberían ser idénticas y simétricas.

Desafortunadamente, esto es difícil que ocurra. Todas las antenas tienen un error de apuntado, que hace que, en principio, los barridos no pasen exactamente por encima de la fuente. El resultado es que se recibirá de ésta una emisión inferior a la real. El problema es muy importante para el caso de fuentes muy débiles, pues podrían entonces no ser detectadas.

En el Capítulo 3 del Curso Básico de Radioastronomía se presenta una explicación más detallada de estas cuestiones.

En esta práctica se indica cómo se realizan los barridos y cómo puede afinarse la puntería de la antena. Para el caso de fuentes débiles o de emisión desconocida, deben utilizarse calibradores de apuntado, que son fuentes de intensa emisión en radio. El uso de un calibrador cercano a nuestra fuente nos permite asegurarnos de que vamos a realizar una observación fiable. Por supuesto, si nuestra fuente objeto de estudio es intensa, podemos usarla como calibrador de apuntado de sí misma. Pero este no será el caso de nuestras binarias de rayos X.